DISMINUCIÓN DE ENVÍOS DE CAFÉ EN VIETNAM

Los envíos de café de Vietnam están disminuyendo como resultado del bajo inventario, los continuos brotes de COVID 19 y una drástica escasez de contenedores. Esta situación agrava la actual crisis del café luego de las recientes heladas en los cultivos de café brasileños, que provocaron un repunte en los precios del café. Como resultado, los precios de Arábica se dispararon en 25%, el más alto desde 2014, lo que también hizo subir los precios de Robusta en 13%, el más alto desde 2017.

Desafortunadamente, algunos productores de café vietnamitas no pueden beneficiarse de este aumento de precios porque simplemente se han quedado sin granos. Do Ha Nam, presidente de la gran empresa naviera Intimex Group, declaró que la empresa no ha comprado ni vendido granos de café durante más de un mes. Intimex Group y otro exportador importante, Simexco Daklak, esperan que esta escasez de exportaciones continúe hasta septiembre.

Además de eso, los importadores no están comprando café de Vietnam debido al aumento en los costos de envío. Enviar un contenedor desde Vietnam a Europa podría costar hasta $10,000, que es de seis a siete veces el costo de hace un año. El director gerente de Quang Minh Coffee Trading, Van Hong Anh, dijo que su empresa "no tiene nuevos contratos para comprar granos a los agricultores" y espera una caída de 20% en las exportaciones de café.

Además de estos problemas logísticos, el número de casos de COVID-19 está aumentando drásticamente en las áreas cafetaleras de Vietnam. El número total de casos en cinco regiones productoras de café clave en el Altiplano Central se disparó a 300 en solo una semana, según informó el Ministerio de Salud del país. Algunas de estas regiones están bajo una orden de quedarse en casa, y el confinamiento podría extenderse potencialmente a Dak Lak, otra área de cultivo de café que produce un tercio del café del país.

Las empresas cafeteras están preocupadas por este aumento en los casos de COVID-19, y con razón. Miles de trabajadores del sur del país podrían regresar al Altiplano Central para evitar la variante delta, que no es buena para las regiones cafeteras. Además, si el nivel de infecciones continúa empeorando hasta noviembre, durante el período de cosecha principal, podría ralentizar el proceso de recolección, lo que afectará a las existencias de cultivos.

Aunque es demasiado pronto para decirlo con certeza, no todo el mundo es pesimista sobre las perspectivas de la cosecha de este año. De los 11 comerciantes encuestados, 5 esperan una buena cosecha, mientras que 2 esperan un aumento de 6 a 10%. Sin embargo, la Oficina de Estadísticas informó que las exportaciones fueron 9% más bajas que el año pasado.

Deja una respuesta

vector de cacao

Boletin informativo

es_ESSpanish